La castración en nuestras mascotas

La castración en las mascotas contribuye a lograr una mejor calidad de vida tanto en machos como en hembras. La misma impide la reproducción y, por lo tanto, evita cachorros no deseados y contribuye a disminuir el abandono y maltrato.

 

¿En qué consiste la castración?

La castración consiste en la extracción quirúrgica de los órganos reproductores de las mascotas. Su principal objetivo es evitar su reproducción y cachorros no deseados, es decir, controlar las posibilidades de animales abandonados sin reparo. Además, contribuye a reducir un amplio nivel de patologías relacionadas con la actividad hormonal

 

“La castración impide la reproducción y, por lo tanto, evita cachorros no deseados, y contribuye a disminuir el abandono y maltrato.” (Recuadro Destacado)

 

¿Cuáles son los beneficios de castrar a tu mascota?

En las hembras y de acuerdo a la edad de castración, se reducen las probabilidades de aparición de tumores mamarios hormonodependientes y se elimina la posibilidad de tumores y quistes ováricos, pseudopreñez o pseudolactancia y problemas asociados al parto. Por otro lado, se reduce notablemente la probabilidad de aparición de enfermedades como piómetras (infección uterina) y enfermedades de transmisión sexual.

En los machos se elimina la probabilidad de tumores testiculares y se reduce la posibilidad de aparición de patologías prostáticas hormonodependientes y enfermedades de transmisión sexual, entre otras. Además, la presencia de hembras en celo puede generar conflictos agresivos entre machos por competencia. Muchos animales se pierden persiguiendo hembras sin poder retornar a su hogar. Por eso, mediante la castración pueden evitarse numerosos problemas de comportamiento agresivo, maullidos nocturnos y el rociado de orina (como marcaje territorial en gatos). Según diversos estudios, si hacemos una castración temprana, se incrementa la esperanza de vida tanto en machos como hembras.

 

“Según diversos estudios, si hacemos una castración temprana, se incrementa la esperanza de vida tanto en machos como hembras.” (Recuadro Destacado)

 

 

¿Qué es importante tener en cuenta?

Es muy importante consultar con tu veterinario de confianza si tu mascota está en condiciones de ser castrada o no. Como toda intervención quirúrgica, implica riesgos ya sea asociados al proceso anestésico o bien a la manipulación quirúrgica de los tejidos.

El riesgo anestésico es mayor en determinadas situaciones tales como la edad avanzada o algunas patologías de base como cardiopatías, enfermedades respiratorias, metabólicas y renales. Muchas de estas condiciones pueden ser detectadas mediante un examen clínico minucioso y en algunos casos se requerirá de estudios complementarios.

 

Información a saber:

 

– ¿Sabías que el control poblacional y la prevención de enfermedades de transmisión sexual no se realizan castrando únicamente hembras? Por eso es muy importante que se castren tanto hembras como machos.

– Una posible consecuencia metabólica de la castración en machos y hembras es una mayor tendencia al sobrepeso, que debe ser controlada mediante un correcto manejo nutricional post quirúrgico.

– La castración temprana, antes del primer celo, es fundamental para reducir la probabilidad de que el animal padezca tumores hormono dependientes y patologías graves como infecciones uterinas (piómetra) relacionadas.

–  Al castrar a un macho, éste no pierde su instinto de guardia.

 

Algunos consejos útiles antes y después de castrar a tu mascota

  • Para ser castrada, la mascota debe gozar de buena salud y tener más de 5 meses de edad.
  • Si es una hembra y tuvo cría recientemente, es necesario esperar 45 días después de la fecha del parto.
  • No requiere internación posterior. Una vez recuperada de la anestesia, ya podés llevarte a tu mascota a tu casa.
  • Una vez finalizada la cirugía, debe recuperarse en un lugar tranquilo, con temperatura agradable, tapada con una manta debido a la reducción de la temperatura corporal luego de la anestesia general.
  • En los días posteriores a la cirugía, prestar atención al estado de los puntos donde se realizó la intervención quirúrgica.

Consultá siempre con tu veterinario de confianza.  Tu mascota depende de vos, ¡cuidála!

 

“Si es una hembra y tuvo cría recientemente, es necesario esperar 45 días después de la fecha del parto para ser castrada.” (Recuadro destacado)

 

Si querés castrar a tu mascota podés consultar la ubicación y el cronograma de atenciones en http://www. buenosaires.gob.ar/mascotas/atenciones-veterinarias-gratuitas. Además de los ocho móviles que recorren cada semana diferentes comunas, contás con dos centros fijos de atención veterinaria y castración que funcionan de lunes a viernes de 8.30 a 14.30 hs, uno en Villa Soldati (Av. Lacarra 3400) y el otro en Costanera Sur (Av. España 1550-1600)

 

Sin Comentarios