Sasha L. Fernandez

Fue tan difícil despedirme de vos, me costo mucho entender que ya no ibas a estar esperándome en casa para saludarme cada vez que llegaba, que no te iba a tener al lado mío en la mesa mientras comía poniéndome tu cara mas dulce para que te de algo, que no iba a tener mas a esa excelente copiloto cada vez que salía en el auto, que ya no iba a estar mas una bola de pelos metida en mi cama roncando, entre otras miles de cosas.

Fuimos las mejores amigas, te ame y te voy a seguir amando toda la vida, y a pesar de que ya no estemos juntas físicamente, siempre vas a estar presente en mi corazón. Hoy me quedan nuestros buenos recuerdos y esas mil anécdotas que jamás voy a olvidar.

Sin Comentarios